Araque, el cartero que no sabía leer ni escribir

Por: Aquilino Cotes Zuleta

Cuenta Antonio ‘Toño’ Araque García, prestigioso médico internista de Manaure, que su abuelo paterno, Guillermo Araque ‘El Cachaco’ (1886–1976), era boyacense nacido en Duitama, analfabeta y remiso de la guerra de los Mil Días. Su abuelo le contó a su papá que huyó de la población de Honda, Tolima, cuando apenas tenía 16 años de edad (1902).

En esa época era soldado, le ordenaron cortar leña para echarle a una máquina, pero como se alejó mucho se perdió en el monte. Aprovechó y se fugó. Se embarcó en una lancha en el río Magdalena y logró llegar a Ciénaga. En ese pueblo de la costa conoció a un hombre de apellido Cotes, quien lo llevó a lomo de mula a Manaure (Cesar). Allí se casó con una ilustre dama oriunda de La Paz, Eufemia Gutiérrez Sandoval, y tuvieron dos hijos: Ramona y Guillermo Soler Araque Gutiérrez.

‘El Cachaco’ Araque estableció una bonita amistad con la matrona Josefina Castro, mamá del exgobernador José Guillermo ‘Pepe’ Castro. La familia tenía dos fincas cerca del ‘Hondo del Río’: Las Margaritas y El Recreo, de las cuales fue capataz (mayordomo).

En ese trajín de la finca doña Josefina veía al muchachito Guillermo (hijo) que escribía con carbón garabatos, letras y las vocales sobre las piedras. Al verlo tan inteligente propuso ponerlo en la escuela y posteriormente lo enviaron a Chinchiná (Caldas), donde unos familiares, y se graduó como técnico agrícola, luego regresó a Manaure.

A los pocos meses lo nombraron jefe del Internado en Pueblo Bello, donde fue profesor. Guillermo Araque Gutiérrez se casó con Trinidad García (Pueblo Bello) y tuvieron doce hijos, hoy residen en Manaure, Valledupar y Bogotá. Guillermo fue alcalde dos veces de Manaure (1974 y 1985).

En Pueblo Bello fue profesor de varios vallenatos, entre ellos Efraín Quintero, Miguel Villazón, Alfredo Araujo y Alejandro Rodríguez.

‘El Cachaco’ Araque también tuvo unos hijos con Martina Mieles (de La Paz), quien vivía cerca. Sostuvo con ella una relación de pareja con nueve hijos. Entre ellos Carlos Araque Mieles (1910–1987), uno de los acordeoneros más llamativos, digitador e influyentes del siglo XX, compositor de la canción ‘El siniestro de oveja’. Falleció en Cartagena de Indias a los 77 años.

Otro hermano fue Gustavo Araque Mieles, alias ‘Raquelón’. Un hombre pequeño de estatura, quien ha sido en toda la historia de los municipios de Colombia el único cartero que no sabía leer ni escribir. Además, tocaba el bombo en el pueblo para que la gente saliera a escuchar al corregidor o a la autoridad competente del pueblo en la lectura de un decreto o llamado a elecciones.

El también manaurero Luís Jiménez contó que Gustavo fue contratado por el guajiro Diego Montero, quien era el administrador del correo y Telecom (empresa del Estado de telecomunicaciones fundada en 1947).

El correo llegaba a Manaure en un saco de tela y el administrador se lo entregaba a Gustavo para que lo repartiera. Enseguida, buscaba a alguien que le leyera los nombres del destinatario, les hacía doblez a los sobres para recordar las direcciones. También preguntaba en la calle por los nombres de las cartas.

En ocasiones, Gustavo entregó cartas equívocamente y la gente iba al correo a reclamar por el “cambiazo”. Afortunadamente, no es el mismo caso del coronel en la novela de ‘Gabo’, ‘El Coronel no tiene quien le escriba’.

Gustavo nunca se casó, siempre vivió con su hermana ‘La Ruí’ en La Paz y Manaure, en donde vendía lotería, años después falleció. Hasta la próxima semana.

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )